La osteoartritis (OA) o enfermedad degenerativa articular es una patología muy común en caballos deportivos y es responsable de pérdidas millonarias mundialmente en la industria del deporte equino.  OA representa alrededor del 60% de los casos de renqueras. Es una enfermedad multifactorial cuyo resultado final es el deterioro y degeneración del cartílago articular.

 

Recordemos que el cartílago articular permite el roce sin fricción de los huesos en una articulación y ayuda al movimiento correcto del caballo. Daños en el cartílago producen dolor y disminución del movimiento en la articulación afectada.

1

 

Existen cuatro tipos de OA:

 

  1. Aguda: asociado con sinovitis en articulaciones de alto movimiento(metacarpo-falángica, interfalángica distal).
  2. Insidiosa: normalmente ocurre en articulaciones de bajo movimiento(carpo-metacarpal, intercarpal, intertarsal distal, tarso-metatarsal) .
  3. No progresiva.
  4. Secundaria a otros problemas como: fracturas, traumas, artritis sépticas, Osteocondrosis (OCD).

 

La OA produce cambios patológicos importantes que finalmente disminuyen la performance atlética del caballo. El cambio más importante es la destrucción del cartílago articular que afecta a los tejidos y estructuras de la articulación involucrada. Algunos tipos de degeneración cartilaginosa incluyen desgaste, erosión, ulceración, fibrilación, edema, necrosis de condrocitos y agotamiento.

 

Las articulaciones de alto movimiento (interfalángicas, intertarsal distal, tarso-metatarsiana) cuando sufren OA, presentan, proliferación de periosteo (sobrehueso) y anquilosis (unión) de la articulación. La anquilosis disminuye el grado de movimiento articular.

2

 

Cómo se produce la OA?

 

La OA es una enfermedad multifactorial, es decir no tiene una causa específica.  En caballos deportivos, las causas más comunes incluyen traumas en la articulación, hiperextensión, movimientos anormales, edad, y estrés físico.  Estiramiento y/o ruptura de ligamentos colaterales articulares también puede propiciar la aparición de OA. Caballos Cuarto de Milla y de Salto presentan OA más frecuentemente en las articulaciones del corvejón y manos (IFD), mientras caballos de Polo, sufren OA en el menudillo y manos (IFD) también.

Estos y otros factores producen inflamación en la zona dañada. La cascada inflamatoria libera diferentes tipos de proteínas pro-inflamatorias, entre ella las Interleukina-1 (IL-1). La IL-1 estimula la liberación de aún más citoquinas inflamatorias,  enzimas (metaloproteinasas) y radicales libres. Todos estos elementos terminan dañando la matriz celular del cartílago articular. Es un proceso complejo y progresivo.

 

Diagnóstico

 

Cualquier baja en la performance del atleta debe ser un llamado de atención para su propietario. Postergar la búsqueda de la causa en el bajón de rendimiento no es sano, y sólo puede empeorar el cuadro. Es importante tener esto en cuenta sobretodo en casos de OA, ya que es un proceso degenerativo, y entre antes se diagnostique mejor.

Normalmente articulaciones de alto movimiento presentan inflamación, sinovitis, efusión sinovial, renquera, calor en articulación y dolor.

3

 

Durante el examen clínico, el médico veterinario puede encontrar flexiones forzadas positivas en la articulación lesionada, y puede localizar el problema mediante bloqueos anestésicos locales o analgesia intrasinovial. En articulaciones de menor movimiento comúnmente se encuentra un aumento en el tamaño de la articulación y aumente de la renquera a la hora de hacer las pruebas de flexión.

 

Otras herramientas utilizadas en el diagnósticos incluyen las radiografías, y la artroscopia.  

 

En las radiografías podemos encontrar los siguientes parámetros:

 

  1. Disminución del espacio articular.
  2. Formación de osteofitos.
  3. Proliferación de periosteo (sobrehueso).
  4. Anquilosis articular.

 

Tratamiento

 

La OA no tiene cura. El tratamiento específico es muy limitado y depende del grado evolutivo de la lesión, así como el grado del proceso inflamatorio activo presente.

4

 

El tratamiento se puede dividir en tres ramas.

 

  1. Tratamiento de causa primaria. Es importante diagnosticar de manera precisa la causa de la lesión, ya sea un trauma, una fractura o una artritis séptica entre otras.
  2. Tratamiento de la enfermedad activa de tejidos blandos. En estos casos, la gamma de tratamientos es bastante amplia.
  • Reposo deportivo.
  • Terapia de rehabilitación física.
  • AINES: drogas antiinflamatorias.
  • Infiltraciones intraarticulares con corticoesteroides y ácido hialurónico.
  • DMSO: antiinflamatorio potente.
  • Proteína Antagonista del Receptor de Interleukina-1 (IRAP): detiene el proceso de cascada inflamatoria.
  • Plasma Rico en Plaquetas (PRP) infiltrado intraarticularmente (se encuentra en períodos de prueba).
  • Células Madre infiltradas intraarticularmente (se encuentra en período de prueba).
  • Suplementación oral con Glucosamina y Condroitin Sulfato.

 

  1. Tratamiento de degeneración articular. Cirugía correctiva mediante artroscopia.

Mensaje

 

Conclusión

 

La OA es una enfermedad presente en el mundo deportivo del caballo, siempre lo ha estado y seguirá haciéndolo. Los entrenadores, jinetes, propietarios y médicos veterinarios deben trabajar en conjunto para reconocer lo más pronto posible cambios en el rendimiento del caballo. Cualquier cambio es importante, por más sutil  que parezca. Este trabajo en conjunto puede disminuir la gravedad y la aparición de casos de OA. No debemos esperar hasta que el caballo este sumamente renco para hacer la consulta, ni esperar milagros después de tener al caballo renco por una importante cantidad de tiempo. La enfermedad es degenerativa y no regresiva. Entre antes sea tratada, mejor es el pronóstico.

 

Bibliografía

 

Stashak, T. Adams’ Lameness in Horses. Lippincott Williams & Williams, Philadelphia, 2002. 533-542.

Laverty, S. An update on osteoarthritis. WVOC 2010, Bologna, Italy.

 

Stacey, L. McIlwraith, W. Revies of the Economic Impact of Osteoarthritis and Oral Joint-Health Supplements in Horses. Colorado, USA. 2010.

 

McCarroll, D. Extracorporeal Shock Wave Therapy for Treatment of Osteoarthritis of te Tarsometatarsal and Distal Intertarsal Joints of the Horse. Indiana. 2000.

 

Frisbie, D. Stem Cells for Equine Joint Disease. Colorado, USA. 2011.

 

Escrito por:

Dr. Fernando Pinto Esquivel

Especialista en Medicina Deportiva del Equino

Mail: fpintovet@gmail.com

Página web: www.equivetcr.blogspot.com

la foto

 

Comments

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *