Resumen

El siguiente reporte médico corresponde al seguimiento médico de un caso de laminitis crónica en un caballo Pura Raza Española de 10 años de edad y el tratamiento terapéutico (durante la etapa inicial con analgésicos esteroidales, curaciones locales con un producto elaborado a base de sábila, extracto de toronja, miel y yodo 10%), ortopédico y de manejo (dieta a base de fibra de buena calidad, confort en su hábitat, agua limpia) que se le brindó durante el tiempo de atención integral.

Introducción

Todos los días, los médicos veterinarios en todo el mundo ven cientos de casos de laminitis, una condición dolorosa que afecta a los cascos de los caballos. Un hecho trascendente en la historia de ésta enfermedad en los Estados Unidos, fue el famoso

caballo Pura Sangre, “Bárbaro”, su propietario Gretchen Jackson donó 1.1 millón de dólares a una Institución médica para el desarrollo tecnológico necesario y estudio de ésta enfermedad. Lo más alarmante es que muchos de los casos de laminitis pueden ser prevenidos. De hecho, es posible que estemos matando a nuestros caballos con cariño. Considere que una causa común de la laminitis, es la sobre alimentación – un factor administrativo que normalmente está bajo nuestro control. Al aprender más sobre la laminitis y sus causas, signos y tratamientos, usted podría reducir los riesgos de laminitis en su caballo o, si algún daño ya hubiera ocurrido, controlar los efectos a largo plazo. Como su nombre lo indica, la laminitis es la inflamación de las láminas del casco y es un proceso que puede presentarse de forma aguda y crónica. Existen un sin número de causas y factores predisponentes para que un caballo presente la enfermedad. (1,3,4,5,6,12)

Cuando un caballo padece laminitis aguda, manifiesta los signos clásicos del dolor: Anorexia, inquietud, bradicardia, taquicardia, claudicación, postración, entre otros. (2,4,9)

Es importante diagnosticar en tiempo y forma el padecimiento para evitar llegar a las instancias de la laminitis crónica y así tener complicaciones con el tratamiento y con el comportamiento de la enfermedad. (3,9,11,12)

Cuando no se ha logrado restablecer la hemostasis, la enfermedad toma curso crónico presentando lesiones dentro del casco como son: desviación de la tercera falange (primera

lesión indicativa), formación de abscesos subcórneos, perforación de la suela,

desprendimiento de la banda coronaria y desprendimiento del casco. (4,5,9)

La etapa crónica puede cursar con tres sub etapas durante las cuales suelen presentarse giros en el comportamiento de la enfermedad: (4,5,7,9,10)

 

• Crónica temprana: Radiográficamente, se manifiestan los primeros signos de rotación de la tercera falange.
• Crónica activa: La tercera falange está claramente rotada y es en ésta etapa en la que puede presentarse la suela convexa y perforación de la misma con salida de la tercera falange a través de ella. Pueden formarse también abscesos subcórneos.
• Crónica estable: En ésta, comienza a estabilizarse el proceso biomecánico, los tejidos afectados pueden comenzar a regenerarse y clínicamente puede haber mejoría.

Material y métodos

Reseña:
• Especie: Equina Raza: Pura Sangre Española
• Sexo: Macho Edad: 10 años
• Color: Tordo Función zootécnica: “Bailador”
Se remitió del Estado de Jalisco al Estado de México, el equino citado y reportaron que venía en mal estado y echado en el remolque.
Se realizó el examen físico general, el caballo se encontraba postrado con bradicardia, ligeros movimientos de carrera y manifestación de dolor (se volteaba a ver los flancos).
Cuando el caballo se reincorporó se encontró lo siguiente:
 Frecuencia cardiaca: 60 lat/min,
 Frecuencia respiratoria: 22 resp/min,
 Tiempo de llenado capilar: 3 seg/min,
 Auscultación pulmonar: Sin cambios patológicos aparentes,
 Sonidos intestinales: Normales en los 4 cuadrantes,
 Aparato Locomotor: Dolor severo en las 4 extremidades al paso, calor en los 4 cascos, pulso digital aumentado, bandas coronarias aumentadas de volumen, los 4 cascos anillados y las suelas con solución de continuidad y hematomas.

Metodología

Diagnóstico:
 Examen radiográfico: Tomas lateromediales en los dos cascos anteriores, presentando desviación de la tercera falange con mayor severidad en la derecha, desprendimiento de la banda coronaria y separación de la línea blanca.

 

Tratamiento médico
 Se decidió dar tratamiento para evitar el dolor y con la finalidad de que el caballo estuviera en las mejores condiciones posibles.
 Se trató con 2 gramos de fenilbutazona endovenosa, 500 mg de meglumina de flunixin,100 ml de sulfóxido de dimetilo y 15 litros de solución hartman.
 El tratamiento anterior se administró diario durante 5 días.

 

Tratamiento local:
 Se aplicó en las suelas una mezcla a base de yodo, miel y extracto de semilla de toronja con sábila, dos veces al día
 Este tratamiento se realizó durante 1 año.

Tratamiento ortopédico:
 Se devastaron y se abrieron ventanas en las pinzas de los cuatro cascos.
 Se colocó herradura normal invertida (los callos en dirección a las pinzas). Estas se cambiaron cada 4 semanas.
 Se realizó limpieza de los cascos diariamente.
 La terapia ortopédica se realizó durante 9 meses.

Manejo de la alimentación:
 Se le restringió el consumo del concentrado y alfalfa durante 5 días.
 Se proporcionó paja de avena “ad libitum” y pasto fresco.
 Se proporcionó agua a libre acceso.
 La dieta a base de avena ”ad libitum” duro por 9 meses.

El caballo se alojó en una caballeriza de 3.5 x 3.5 m, con cama de viruta y acceso libre al patio para cuando quisiera salir a caminar.

Resultados y discusión
• Después de 9 meses de terapia ortopédica, se restableció el crecimiento del casco
• La estructura del casco fue normal, no así la morfología ni el aplomo de los mismos.

• Las suelas crecieron también de manera normal y las soluciones de continuidad se eliminaron conforme el casco se restableció.
• El manejo de la alimentación se modificó y paulatinamente se le incrementó el consumo de concentrado y alfalfa
• El caballo salía diariamente a comer pasto fresco sin ayuda del caballerango
• Comenzó a trotar presentando una claudicación 1/5 en miembro anterior derecho
• Ocasionalmente bailaba en el picadero cuando escuchaba música

Como se sabe, la laminitis es una enfermedad que ha provocado pérdidas millonarias y es causa de inversión incuantificable en investigación, a pesar de ello, no hay aún un camino claro en el tratamiento de ésta y existen tantos tratamientos como médicos y caballos en el mundo. (1,2,4,5,8)

La laminitis es causa de actualización y de trabajo en equipo ya que al ser varios los orígenes y las lesiones que se presentan, el tratamiento variará dependiendo de la respuesta individual de cada caso.

En éste caso clínico se realizó el tratamiento basado en la biomecánica y en la patogenia que presentó el caballo en particular y se reforzó con los ejemplos y experiencias ofrecidas por expertos en el tema.

Se decidió tratar al caballo por petición del dueño siempre manteniendo la ética profesional de no tener al caballo con dolor y con la finalidad de saber el resultado posterior al manejo mencionado ya que no quisimos desistir y tratamos de respaldar y fundamentar el aprendizaje obtenido en los libros y congresos además de intentar dejar asentada una alternativa más para el tratamiento de la laminitis.

Conclusiones

La laminitis es la segunda causa de muerte en los caballos, no por la enfermedad “per se” si no por la poca claridad que tenemos del futuro del paciente.

Es sabido que para la mayoría de las enfermedades el factor tiempo es determinante y no es ésta enfermedad la excepción, por ello se decidió dar el mayor tiempo posible y la oportunidad del tratamiento para saber los resultados.

Es fundamental conocer la anatomía, fisiología y patología para obtener el diagnóstico y ofrecer el mejor y más eficiente tratamiento. Es importante saber que si existen alternativas para el tratamiento de la laminitis crónica tomando en cuenta siempre el balance del costo beneficio. No es necesario contar con grandes ni costosos instrumentos tecnológicos para poder ofrecer un tratamiento adecuado para los caballos que padecen laminitis crónica en nuestro país. Por último siento que es primordial en la atención de éstos caballos el “no olvidarlos”, darles “confort”, ya que en ocasiones pasa desapercibido su calendario de desparasitación, de vacunación, hasta lo más sencillo la limpieza de su caballeriza, una cama alta y confortable, el lavar sus cubetas (tanto del agua como el de la comida), el bañarlo, el cepillarlo; todos éstos factores son imprescindibles, junto

con un correcto aporte de minerales (zinc, cobre, magnesio, calcio, fósforo, azufre), algunos ácidos grasos como el omega3 y aminoácidos esenciales (metionina, lisina) para mantener un sistema inmune estable y promover una recuperación más eficiente. De hecho éste es un tema de interés de muchos investigadores en la Unión Americana para la atención de éstos pacientes. (3,7,9,10)

Agradecimiento al herrador Mario Pastrana por su valiosa colaboración en el tratamiento de éste caso.

Bibliografia
1. Adair, HS; Schmidhammer JL, Goble DO, et al. (1997). “Effects of acepromazine maleate, isoxsuprine hydrochloride and prazosin hydrochloride on laminar blood flow in healthy horses”. Journal of Equine Veterinary Science 17: 599. doi:10.1016/S0737-0806(97)80186-4.
2. Associated Press. 2007. Horse racing community won´t forget Barbaro. Owners hope to leave lasting legacy for Kentucky Derby winner.
3. Belknap, JK; Black SJ (2005). “Review of the Pathophysiology of the Developmental Stages of Equine Laminitis”. Proceedings American Association of Equine Practitioners 51. doi:P2669.1205 (inactive 2010-03-16).
4. Colahan, Patrick; Alfred Merritt, James Moore, I Mayhew (December 1998). Equine Medicine and Surgery (Fifth Edition ed.). Mosby. pp. 408. ISBN 9780815117438. http://www.elsevier.com/wps/find/bookdescription.cws_home/694822/description#description
5. Eastman, TG; et al. (1998). [http://www.ivis.org/proceedings/AAEP/1998/Eastman.pdf “Deep Digital Flexor Tenotomy as a Treatment for Chronic Laminitis in Horses: 37 Cases”] (PDF). Proceedings of the American Association of Equine Practitioners 44. http://www.ivis.org/proceedings/AAEP/1998/Eastman.pdf. Retrieved 2008-04-19.
6. Eustace (1996). Explaining Laminitis and its Prevention. E.F.S.. pp. 29–31. ISBN 0-9518974-0-3.
7. H. M. Clayton, P. F. Flood, D. S. Rosestein, Clinical Anatomy of the Horse. 2005, Mosby Elsevier.
8. Physiological trimming for a healthy equine foot Michigan State University, College of Veterinary Medicine
9. Pollitt, Christopher (November 2003). “Equine Laminitis” (PDF). Proceedings of the AAEP 49. http://www.ivis.org/proceedings/AAEP/2003/pollitt/IVIS.pdf. Retrieved 2008-04-19.
10. Pollitt, Christopher C. (2003). “Medical Therapy of Laminitis”. in Ross MW, Dyson SJ. Diagnosis and Management of Lameness in the Horse. St. Louis, MO: Saunders. p. 330. ISBN 0-7216-8342-8.
11. Program book of “ The third International Equine Conference on LAMINITIS & DESEASES of the FOOT.2005 Palm Beach FL.
12. Sabaté, David; et al. (2005) (PDF). Suxibuzone as a Therapeutical Alternative to Phenylbutazone in the Treatment of Lameness in Horses. XIV. http://www.ivis.org/proceedings/SIVE/2005/free_com/Sabate.pdf. Retrieved 2008-04-19.
13. T. Stashak 2002 .Adam´s Lameness in horses. Lippincott Williams & Wilkins

Dr. Eduardo Flores Colin y Dr Carlos I Ortiz Espinosa2
mvzeduardo@msn.com, vetesor_equi@hotmail.com,

Comenta con tu cuenta de facebook

Comentarios de Facebook