Criando un PRE más deportivo y funcional
Históricamente el PRE siempre fue un animal bello y con un gran carácter. Hubo una
época no muy lejana en la que el caballo español se compró por su belleza única y
exclusivamente y eso,a mi modo de ver, es limitar una raza con un gran potencial. Pero en
aquellos momentos que vivíamos se vendían muy bien gracias a su belleza física y buena
cabeza, dejando de lado características y cualidades también muy importantes, de hecho
los caballos que se movían para adelante no tenían tanto valor…

Desde hace ya algunos años el PRE esta experimentando un gran cambio gracias a
algunos jinete que en su día apostamos por el, aun cundo entonces nos llamaban locos…
Ahora ya no parece tal locura, sobre todo después de que varios jinetes de la escuela de
Jerez los presentaron al mundo entero en competiciones
internacionales con un éxito sorprendente. Hoy en día
están presentes en el circuito internacional, en las más
importantes competiciones del mundo y con unas
clasificaciones excelentes. Ahora hay muchas ganaderías
a las que todavía les cuesta asumir este roll y otras que
todo lo contrario, sus animales de la noche a la mañana
valen todos para la competición en esta disciplina… ni una
cosa ni la otra.

2

Estos son algunos de los parámetro que son importantes para criar un caballo de
deporte:

El ganadero,debe ser una persona implicada,que sin ser profesional de ninguno de los
campos que requiere la ganadería para crear caballos de deporte, si debe ser conocedor
en las distintas materias, debe de estar en contacto permanente y al día con los
profesionales que trabajan sus caballos.
El ganadero es el que tiene la última palabra, pero debe de dejar trabajar al resto del
equipo y aceptar constructivamente todos los comentarios y consejos que le hagan los
profesionales que ha elegido para su proyecto. Debe de ser el más crítico y selectivo con
sus animales y tomar las decisiones que sean necesarias, todos los errores que se
comenten en una ganadería se ven a largo plazo y para entonces ya se tiró mucho
trabajo, esfuerzo y dinero.

La genética,debemos ser muy exigentes en la calidad de las madres. Tenemos que ver
sus aires, su morfología, que sean funcionales, con buena mecánica en sus tres aires,
buenos dorsos, con hueso y por supuesto bien aplomadas. Todo esto no se ve sólo
mirándolas sueltas en el campo, hay que verlas en una pista, en libertad bajo la estricta
mirada de profesionales específicos del caballo de deporte y especializados en la raza. Lo
ideal y más que recomendable sería montarlas, allí podremos dejar claros muchos más
parámetros a la hora de tomar una decisión como futuras madres.

1

Los sementales, tienen que ser contrastados no sólo en nuestra ganadería si no también
fuera de ella, hoy en día tenemos la ventaja de poder ver algunos de estos sementales
en las pistas, son sementales calificados, con genéticas y orígenes distintos pero que
tienen un denominador común,su calidad y su trayectoria como caballo de competición.

Las instalaciones, para poder seleccionar y entrenar con
óptimos resultados lo ideal es tener unas buenas pistas, con
medidas reglamentarias (60×20) con calidad de suelo y un
círculo con un diámetro amplio para los trabajos a la cuerda,
sería ideal contar con un picadero cubierto y un caminador.
Los caballos,yeguas y potros que no estén es tabulados
Deben de gozar de térreo suficiente para moverse libremente a
ser posible con algunas zonas con desniveles, limpios de
piedras y los prados deben de tener un pasto de calidad.

3

Los profesionales, esta es una parte fundamental donde por
desgracia fallan muchas ganaderías bien por la falta de conocimientos, por no estar bien
dirigidos o por el aislamiento que suele haber con el exterior que esto hace perder la
perspectiva y dificulta en el ritmo de trabajo.
Una de las piezas claves es “El Mayoral “que sienta los animales como suyos, que los
conozca a la perfección y tenga un trato muy cercano, esto facilita mucho el trabajo al
resto de profesionales ya que el sabe mejor que nadie como son sus animales desde que
nacen. Sus observaciones y comentarios no son determinantes pero deben ser a tener
muy en cuenta por el resto de profesionales.

El mayoral de hoy en día debe ser una persona abierta, culta hípicamente hablando, que
sepa ver los defectos de sus animales y sea el más crítico de la yeguada, será una de las
personas más cercanas al ganadero y de confianza.Tiene que estar al día de las
tendencias dentro de la raza, esto es muy importante ya que si no sólo ves lo tuyo y al
final cuando quieres darte cuanta estas en otro camino.
Los jinetes que trabajen en una ganadería deben de ser jinetes en competición o con
experiencia suficiente en dichas competiciones, con experiencia en el entrenamiento de
los PRE para deporte, ya que su trabajo es sensiblemente distinto a otras razas. Si
pretendemos montar y entrenarlos como un caballo centroeuropeo de competición
tenemos un alto porcentaje de quedarnos en el camino.

4
El veterinario, debe de tener también un papel muy importante, debe estar en permanente
contacto con los distintos profesionales y tener experiencia en medicina deportiva y
preventiva para mantener los caballos en óptimas condiciones incluso adelantándose a
posibles lesiones.

El nutrologo es una figura poco utilizada pero fundamental ya que una buena alimentación
desde la gestación, pasando por los potros y terminando en los caballos adultos es muy
importante para no criar caballos con carencias. Esto es algo que nos debemos de tomar
en serio ya que una buena alimentación, equilibrada y especifica a la larga se nota mucho
en el rendimiento y minimizamos el riesgo de algunas lesiones.
El herrador también forma parte de este equipo y su
papel es vital para mejorar, mantener y alargar la vida
deportiva de nuestros ejemplares. El tiene en sus manos
el mejorar y mantener los cascos del caballo en óptimas
condiciones.

5
Debemos de ser humildes para no aparcar la capacidad
de aprender y la virtud de saber escuchar al resto de
nuestro equipo, una ganadería puntera se forma con un
grupo homogéneo de profesionales.

Tenemos que tener claro que no todos los caballos valen para la alta competición, saber
ver esto a tiempo y buscarles otras utilidades como caballos de silla
o para entrenamiento, aprendizaje y competición para jinetes
noveles. Si algo tiene el PRE es que se adapta a casi cualquier
trabajo y circunstancia con notables resultados gracias a su
predisposición y carácter propio de esta raza. Creo que es un
caballo “único” para aprender por su carácter, comodidad y facilidad
de manejo.

Todo esto se puede hacer sin salirse de la morfología básica del
PRE y tener claro que aumentar la alzada, mejorar su elasticidad,
fuerza y funcionalidad hay que modificar algunas cosas pero para bien de la raza y esto
no es salirse de sus cánones sino mejorarlos. Los tiempos cambian y hay que adaptarse a
ellos sin perder la esencia.

Criar caballos PRE de deporte no es una tarea fácil, requiere mucho trabajo de distintos
profesionales y un esfuerzo económico por parte de los ganaderos, hay que modificar
muchas cosas pero si se hacen las cosas bien darán sus frutos a medio largo plazo y no
podemos olvidarnos que hoy en día el PRE esta muy demandado como caballo de
deporte o silla.

Escrito por:

Rafael Alcocer

Rafael

Comments

Comentarios de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *